Aquí Chus. Resultados y planes de futuro. Cambio y corto.

Aquí Chus. Resultados y planes de futuro. Cambio y corto.

Tras un mes de los tan esperados resultados y de mis 25 sesiones de radioterapia, así me encuentro sobre el papel:

PET – TAC CORPORAL: No se aprecian focos hipermetabólicos en hígado, a nivel esquelético ni en ninguna otra localización que sugieran la existencia de enfermedad tumoral activa. En la imagen TAC se visualizan lesiones óseas, líticas y esclerosas, que actualmente carecen de actividad metabólica. Conclusión: Sin evidencia de enfermedad tumor activa. A controlar evolutivamente.

Estoy muy contenta por los resultados y estaba deseando poder compartirlo con vosotros pero la radioterapia me ha dejado muy cansada. He esperado a recuperar un poco de fuerzas para ponerme delante del ordenador.

Sigo trabajando. No bajo la guardia. Me mantengo fiel a los pilares que me han dado tan buenos resultados: alimentación, meditación, gestión emocional y ejercicio físico. Y sobre todo, la convicción de que el cáncer ha desaparecido para siempre de mi cuerpo.

Ahora le llega el turno a cómo afrontar las secuelas físicas que ha dejado el cáncer. Las psicológicas no las considero una secuela sino un proceso más del aprendizaje en que estoy inmersa.

He de confesar que lo que más me desestabiliza hoy por hoy son los dolores con los que convivo. Dolores que provienen de las lesiones en los huesos que el tumor ha dejado. A esto se le suma la pérdida de masa muscular y la preocupación de que se forme un linfedema en mi brazo derecho.

La primavera pasada (meses antes del diagnóstico), yo estaba esquiando y escalando como si no hubiera un mañana. Y durante el verano estuve trabajando en una brigada helitransportada contra incendios. En aquel momento, ya tenía dolores. Pero lo achacaba a la dureza física y psicológica del trabajo. Ahora, al caminar me duelen los huesos, pero no por ello he dejado de hacerlo.

No sólo eso. Además de caminar, bailo. Desde el primer día de tratamiento, bailo. Al danzar, el dolor de hueso se adormece, pasa desapercibido, queda en un segundo plano. La biodanza me ha sostenido durante este proceso y me ha llenado de amor todos estos meses. En cada una de las danzas mis células se han ido contagiando del deseo fuerte de disfrutar y gozar la vida, abrazada por personas maravillosas y tejiendo una gran red de amor.

A partir de ahora, ¿qué?

Me queda mucho trabajo por delante y soy consciente de que todavía falta camino por recorrer.

A día de hoy sigo con tratamiento de mantenimiento: anticuerpos y terapia hormonal. En cuanto a los dolores, los oncólogos, en este momento sólo se pueden ocupar de ofrecerme medicamentos para paliarlos. Yo voy a trabajar para una recuperación física plena. Confío en que el proceso de recalcificación de los huesos sea rápido y que mi estructura ósea se haga fuerte y sana para sostener a la nueva Chus.

Creo firmemente en ello, e incorporo al “equipo de trabajo” a una gran fisioterapeuta, que es una persona muy especial y que también ha vivido de cerca esta enfermedad. Muchas ganas de empezar.

Escucho a mi cuerpo. Empezaré moviéndome en la piscina, continuaré caminando, corriendo, subiré montañas… y quién sabe si al final acabaré volando. Como bien dice mi amiga Rocío. “El cáncer te reta. Te lastima el físico. Pero tu esencia se mantiene, no se toca. Las emociones son tuyas y sólo tuyas. La barrera está ahí, lo marcas tú.”

Gracias, gracias y más gracias a todos los ángeles que tengo a mi lado.

Tortillaaaaa

Esta foto es el día en que mi amigo Rubio hizo su tortilla número 98 en celebración de los buenos resultados (tiene la sana costumbre de hacer una tortilla de patatas cada vez que hay algo que celebrar). Por cierto, ese día me salté la dieta macrobiótica. A mi lado, mis amigos de la infancia que lo han hecho de una forma inmejorable.

 

 

Ahora busco el silencio para poder escucharme, quererme, mimarme.

Me voy a la montaña, a mi hábitat. Y siempre disponible para todos vosotros y vosotras.

Cambio y corto.

Tengo un diagnóstico, no un pronóstico.

Tengo un diagnóstico, no un pronóstico.

Tengo un diagnóstico, no un pronóstico

Chus – 22-06-16.

Me ha costado, pero nunca es tarde para contaros…

Fuera de las expectativas, hoy empiezo la fase de radioterapia. Cuando hace siete meses me diagnosticaron un cáncer de mama con metástasis en pulmón, en hígado y en múltiples huesos, los médicos ni siquiera se atrevían a valorar esta posibilidad que entonces aparecía tan lejana e, incluso, inalcanzable. Quedan atrás meses de dolores físicos, de insomnio, de ansiedad, de miedos, de bloqueos, de momentos duros… y también de otros muchos buenos, siempre luchando, y con una permanente sensación de aprendizaje. Han pasado seis ciclos de quimioterapia, una mastectomía radical con vaciado de axila y actualmente tratamiento hormonal, anticuerpos, y a la espera de comenzar mis 25 sesiones de radioterapia.

Llega un punto en que te acostumbras a mirar hacia delante, sin pensar en nada más. Y hoy, cuando me enfrento a esta nueva fase del tratamiento, miro también hacia atrás y me sigo sorprendiendo al reflexionar sobre todo lo que he pasado ya y los cambios que he ido dando en mi vida. Desde el primer día aposté por participar activamente en este proceso, y aunque estaba aterrada y a veces no podía dejar de pensar en lo que podía significar esta enfermedad, conseguí no paralizarme: yo tiraba del carro, y mi familia, amigos y pareja me empujaban sin descanso. Comencé a buscar información sobre qué podía hacer yo como paciente para sumar al tratamiento, y decidí dar diferentes pasos: cambiar la alimentación, no dejar de hacer deporte aunque fuera a otro nivel, e intentar proyectarme y visualizarme curada plenamente. Los meses de quimioterapia, pese a su dureza, traté de estar concentrada y fuerte, enfocada en la meta; y cuando pasé esa fase, sentí por momentos que perdía el objetivo y me vi impotente, indefensa, sin camino.

Tal vez fue ahí cuando fui consciente de que mi diagnóstico era importante, también quizás porque los médicos no perdían ninguna oportunidad en seguir recordándomelo. Y entre medias del túnel, justo en ese momento, fue cuando aparecieron Raúl, Ruth, Germán y Rocío,quienes con su experiencia me están ayudando a sacar el máximo aprovechamiento de mi estancia en el monasterio. Porque realmente nadie elige entrar aquí, pero como dicen desde la asociación: aprovéchate del cáncer y crece. Y en ello estoy, aprendiendo para ser capaz también de ayudar con todo lo que estoy viviendo.

¿Y cuál es mi diagnóstico ahora? Anatomía patológica de la mama y ganglios completa, sin rastro de enfermedad en pulmón y con los huesos recalcificándose; el hallazgo en el hígado, después de muchas pruebas, sigue siendo un enigma: tal vez incluso lo había tenido antes de la enfermedad. Y el día 4 de julio tengo nuevos resultados, y lo celebraremos con una tortilla de patatas que hará mi amigo Rubio. ¿Mi pronóstico? Como dicen Raúl y Rocío, la vida no te pone nada delante que no puedas superar. Por eso me veo viviendo libre de enfermedad, con una gran sonrisa en mi cara, y con todas mis células sanotas. Porque no soy una estadística, y nadie puede pronosticar el final de mi vida.

P.D. Poco a poco os iré contando cosas de mí y de mi proceso. De momento centrada en la radioterapia y en los resultados del día 4 de julio.

David, siempre seguiremos pedaleando a tu rueda

13260121_10209579722718515_8168593269465986378_nIMG_3015

 

Con 41 años, David Cañada, ya era todo un luchador. Ciclista profesional con muchas victorias a sus espaldas nos sorprendía por su gran capacidad de sufrimiento y sobretodo por su bondad y amabilidad con todos nosotros.

Él también luchó contra el cáncer y no sólo una vez, sino dos; y consiguió vencerlos.

Todo un referente dentro del panorama deportivo de nuestro país, llegó a lo más alto tanto a nivel profesional como a nivel personal.

Cuando le llamamos para pedirle que colaborara con nosotros no dudó ni un segundo y nos ofreció todo su apoyo y solidaridad. Es más, se mostró totalmente entregado ofreciéndose para todo aquello que pudiéramos necesitar, él también deseaba poder ayudar a los demás.

Hoy, sábado 28 de mayo de 2016, estamos totalmente desolados ante la pérdida, en la prueba cicloturista Puertos de la Ribagorza , de éste gran deportista y excepcional persona que formaba parte y lucía los colores de nuestra asociación.

Le damos nuestro más sentido pésame a sus familiares y les prometemos que David siempre formará parte de nuestros corazones. Él nos dio todo su apoyo y amistad y nosotros le estaremos eternamente agradecidos.

Superó dos cánceres y el destino ha querido que su recuerdo quede siempre ligado a una causa tan noble como es la de ayudar a todas aquellas personas que sufren ésta grave enfermedad y, que como él, han de pasar por un largo y duro camino hacia la recuperación.

Desde la Asociación, continuaremos trabajando para mejorar la calidad de vida de todos aquellos que están sufriendo. Ahora más que nunca nos debemos a éste gran proyecto que ha nacido del esfuerzo e ilusión de personas, que como David, creían en el poder de la solidaridad y bondad para y por los demás.

Nunca te olvidaremos.

Tus eternos admiradores y amigos.

Asociación Aprovéchate del cáncer ¡y crece!

De la Quimio al Ironman

De la Quimio al Ironman

Tipología de cáncer: Tumor germinal de nivel III en el testículo con metástasis en el abdomen y en ambos pulmones, así como en diversas zonas del tórax

Me llamo Raúl Villacampa tengo 41 años, estoy casado y tengo una hija que se llama Laura de 12 años.

Para que lo comprendáis bien, os pongo en antecedentes de lo que ha sido mi vida desde el año 2006. Año en el que se me diagnostica un tumor germinal de nivel III en el testículo con metástasis en el abdomen y en ambos pulmones, así como en diversas zonas del tórax.

Hacía algunos meses que tenía un dolor intenso en la zona lumbar, pero evidentemente durante los dos meses que me trataron con calmantes, lo que se suponía era una hernia discal, no mitigaban ese dolor sino que iba aumentando. Hasta que un día en una plaza de Jaca me desmaye por asfixia pues tenía los dos pulmones “encharcados”. Al día siguiente me operaban y me extirpaban un testículo y a la vez empezaba mi ciclo de quimioterapia. Las expectativas no debían ser muy esperanzadoras cuando le decían los médicos a mi familia que no tenía muchas posibilidades. La quimioterapia continuó los siguientes 6 meses, hasta completar un total de siete ciclos. Me ingresaban una semana entera para administrarme un ciclo de quimioterapia y luego me daban 21 días para recuperarme.

Cuando había luchado con todas las células existentes en todo mi ser para mejorar día a día y poder alcanzar un nivel físico aceptable (andar unos 15 o 20 minutos seguidos) me decían que me quedaban dos días para volver a ingresar porque concluían los 21 días.

Me habían administrado toda la quimioterapia que previsiblemente mi cuerpo podía soportar y por suerte poco a poco mis marcadores tumorales descendieron a niveles normales, pero aun quedaban bastantes focos de metástasis por todo el tórax que se hicieron resistentes a la quimioterapia y había que extirparlos. Así que después de todo esto, entraba en juego la cirugía y sin dar muchos detalles técnicos, la primera intervención supone abrir el abdomen ( desde la pelvis hasta el esternón ) y posteriormente una vez recién recuperado me operan de los dos costados abriendo ambas partes de las costillas . Pero todavía quedan algunos focos inaccesibles a los que poco a poco y hasta el día de hoy hay que darles “ caña “ para que ni se les ocurra sacar la cabeza, por que han de saber que les pasará como al resto de sus ejércitos de tumor “ serán derrotados”. ¿Que como se hace? Luchando como todo en esta vida, pero para eso tienes que tener ganas de LUCHAR POR VIVIR.

DSC00159-1

Con todo esto no quiero en ningún momento crear sentimiento alguno de pena, lastima…, nada mas alejado de la realidad. Puesto que toda esta experiencia que he relatado de una manera resumida, es a pesar de lo dura que ha sido, la mejor experiencia que he tenido, puesto que es la única que ha logrado que DISFRUTE DE CADA MINUTO DE VIDA.

* Durante el tratamiento.

Ahora me doy cuenta de la cantidad de gente que esta pasando por tragos parecidos o peores, que como yo caen asustados en este mundo del CÁNCER en el que desde el principio solo haces que pegar palos de ciego, por que no sabes como luchar.

Al final, una de mis principales conclusiones es que el cáncer se va comiendo lentamente o de una manera fugaz a cada uno de los individuos que lo padecen, principalmente a nivel físico. Y actualmente la medicina actual el tratamiento que propone “La quimio” también te destruye físicamente ( ojo: bendita quimio que a algunos nos permite el poder contarlo hasta el día de hoy).

Así que hay que remontar al cáncer y a la quimioterapia las fuerzas que nos va quitando, e ir ganando el pulso poco a poco a nivel físico, mental, emocional… para pensar que no nos esta ganando la batalla de nuestra vida.

Además tienes que controlar también como afecta todo esto a tu entorno mas próximo ( mujer, hijos, padres, hermanos…) puesto que ellos lo sufren de manera diferente pero también intensamente el sufrimiento que provoca la enfermedad. Por eso, creo que ir aumentando nuestros niveles de conocimiento de cómo enfrentarnos a esta enfermedad proporcionara también seguridad en nuestra familia y por lo tanto en cierta manera mitigaremos el sufrir del acompañante que es casi mas doloroso que el nuestro propio.

ironman-Lisboa-053DSC00362

*Con mi mujer Rut entrenando para el Ironman                 * Con mi hija Laura poco después de recuperarme

Raúl Villacampa Buira, 40 años

¡ I,m not different, I,m original !

¡ I,m not different, I,m original !

Hacía poco tiempo que me había hecho una revisión y estaba todo en orden. Quedaban quince días para Navidad y una noche, al acostarme, me palpo el pecho izquierdo por casualidad y … ¿un bultito? – Vaya, va a ser otro quiste de los de siempre, pero por si a caso, voy a llamar a mi médica a ver que hacemos. –

Entro en la sala del ecógrafo, me miran y … hay dos en vez de uno y no tienen muy buena pinta, hay que biopsiar. Nerviosa, pero sin miedo porque estoy convencida que no serán nada, aprieto los dientes y aguanto el dolor lo mejor que puedo.

Me voy a casa y a los pocos días recibimos la llamada que cambiará nuestras vidas para siempre.

Lo más difícil fue darle la noticia a la peque de la casa. Su padre ya había pasado un cáncer cuando ella tenía 1 año y ahora me tocaba a mi. Con 11 años le tocaba ser fuerte y asumir que venían curvas.

Lloramos lo necesario para poder empezar el camino con fuerza. Sabíamos que no había metástasis y eso era lo más importante.

La segunda prueba reveló 6 tumores en total . En ese momento me asusté y lloré, pero opté por pensar en que todo tenía solución, un poco más drástica de lo que yo me imaginaba, pero con final feliz.

La primera operación fue después de Navidad, el día 6 de enero . El regalo que me trajeron los reyes magos fue una extirpación total del pecho izquierdo y una NO afectación de los ganglios de la axila. El expansor intramuscular estaba colocado y la carrera de obstáculos acababa de empezar.

blog Susín-04

No puedo decir que no sintiera dolor, aunque gracias a la morfina y a las tonterías de mi marido por hacerme reír, pasé los días de hospital mucho mejor. Con drenaje en mano me fui a casa y poquito a poco mi cuerpo se fue recuperando.

¿Y quimio? ¿Me van a tener que dar quimio?

 

No había metástasis pero los médicos aún no sabían que tratamiento me iban a dar. Después de varias semanas esperando, por fin llegó la GRAN NOTÍCIA ¡no me tenían que dar quimio! El tumor más grande no superaba los dos centímetros y la probabilidad genética de reproducción era muy bajita descartándose el tratamiento que más miedo me daba de todos.

Animada por completo y con energía suficiente para mover montañas me puse a pedalear (en el gym) sin parar. Sentada en el sillín de la bicicleta y con el cuerpo inmóvil porque estaba recién operada y debía tener mucho cuidado con el expansor y las cicatrices, empecé a pedalear. Que sensación de libertad más increíble. Después de pasar tres semanas entre el hospital y la casa, superar los dolores iniciales y empezar a dejar de tener miedo por todo lo que me estaba pasando, por fin , empezaba a poder actuar con normalidad. Las piernas era lo único que podía mover con total libertad y necesitaba sudar para sentirme bien de nuevo.

blog Susín-03blog Susín-02

El tema “ducha” en el gimnasio aún me cuesta, pero estoy en ello.

Cada semana me tocaba subir al hospital dónde el doctor me pinchaba un líquido (suero, creo) dentro del expansor para ir hinchándome la cavidad intramuscular. Eso duele, no puedo decir que no, pero bueno … ¡ya pasó!

A los dos meses y ya con la cavidad intramuscular talla 90 llegaba la segunda operación. Prótesis colocada, tratamiento hormonal fijado y para casa.

Actualmente la parte izquierda de mi cuerpo se parece a la de la novia de Frankenstein, pero debo confesar que ME GUSTA 😉 Tal y como me dijo mi hija las primeras semanas de enfermedad “ ¡I,m not different, I,m original!”

Sigo siendo yo pero con un encanto especial: ahora ya no tengo frío porque los sofocones de la menopausia me invaden 😉 , el estrés ya no puede conmigo y la sensación de calma me invade (la vida es bonita y hay que vivirla felizmente) y tengo un pecho que aunque tenga 90 años seguirá estando terso y firme como el de una chica de 20.

En fin, he decidido adaptarme a mi nueva situación y dar gracias cada día por poder seguir estando aquí, más o menos “lisiada”, pero feliz.

 

Rut Farrés. Cáncer de mama. Carcinoma ductal infiltrante de mama multicéntrico, Estadio I.  40 años

De nuevo reemprendemos la marcha

Despues de haber terminado el Ironman del Austria y algunas etapas de transpirenaica……nos metimos de lleno en el agosto y ya sabeis… maxima ocupación y al lio. Esa es la razón principal de porque este blog ha tenido un impass de inactividad.
Siento que haya sido, pero ahora en esta nueva etapa os sorprenderemos con proyectos y sorpresas asi como nuevas reflexiones del cancer, colaboraciones etc En breve os pondremos al corriente.

Os dejo con un video de el Ironman para que veais que ambientazo

Un abrazo a todos