^

Preguntas frecuentes

Desde esta sección, intentaremos crear un entorno virtual confortable, cómodo, dónde podamos hablar de todo aquellos temas que nos suele preocupar cuando estamos enfermos, mediante un lenguaje entendible para todos. Miedos, esperanzas, preocupaciones, alegrías y tristezas, dudas, … Un rincón para el desahogo.

Intentaremos aportar consejos y cuidados de enfermería generalizados e individualizados según necesidades, con la intención de complementar (que no suplantar) los cuidados y recomendaciones de otros profesionales. Nuestras enfermer@s aportarán su granito de arena en un intento de ayudarte a resolver todas aquellas dudas que ante un cáncer es inevitable tener.

En esta sección podrás encontrar desde dudas frecuentes, recetas para el paciente oncológico, acompañamiento en el post-tratamiento (hábitos de vida saludable), recursos para ayudar a superar el duelo, … Un programa abierto en el que iremos aportando herramientas en un intento de poner una “flor” en este camino lleno de piedras.

Si deseas preguntarnos algo no dudes en mandarnos un mail , y si eres un profesional de la salud estaremos encantados de escuchar y comunicar tus consejos.

¿Por qué siento náuseas?

Porque con la quimio las células sanas también pueden sufrir daño, como en el caso de las células del sistema digestivo.

¿Cómo puedo paliar las náuseas durante la quimio?

Realizar comidas frecuentes en pocas cantidades (6/8 veces al día ).
Evitar alimentos grasos, picantes y con olores fuertes.
Mejor tomar alimentos fríos y blandos.
Beber líquidos abundantes; caldos, gelatinas, té de jengibre, infusiones de menta, melisa. Corteza de limón.
Masticar “cachitos” de hielo.
Beber con pajita a veces ayuda porque disminuye los olores.
Comer en zonas bien ventiladas.
No acostarse justo después de comer.
Intentar distraerse cuando empiecen las náuseas, hacer algo que relaje. Meditación y respiraciones profundas.
Comer alimentos secos: cereales, pan tostado, galletas saladas…. sobre todo a primera hora de la mañana.

¿Por qué se cae el pelo con la quimio?

El tejido que recubre las paredes de la boca y estómago, así como los folículos capilares son especialmente sensibles al efecto de la quimio porque, al igual que las células cancerígenas, son células que se multiplican muy rápido, con la diferencia de que las células sanas se auto reparan y por eso los efectos secundarios son temporales.
La caída del cabello dependerá del tipo de quimio, de las dosis y de la susceptibilidad individual.
La mayoría de las veces el cabello volverá a crecer después del tratamiento. Podría tardar de tres a seis meses y es posible que tenga un color o textura diferente.
No hay manera de evitar la caída del cabello pero sí existen opciones para sobrellevarlo lo mejor posible.

¿Va a quemarme la radioterapia?

Los efectos secundarios más frecuentes son las reacciones cutáneas y el cansancio. A partir de la segunda semana de tratamiento puede aparecer eritema en la zona sometida a radiación que se podrá ir oscureciendo a medida que avanza el tratamiento. El grado de afectación dependerá de la susceptibilidad individual y de la localización de la piel afectada. Factores que también intervienen serán, la dosis total recibida, así como la dosis de cada sesión. En los casos más severos, podría presentarse dermatitis aguda que deberá ser tratada por profesionales.

¿Que es el ganglio centinela?

Sería el primer ganglio linfático que se vería afectado en caso de diseminación de las células tumorales a través de la linfa. A veces puede haber más de un ganglio linfático centinela.
El resultado de la biopsia del ganglio ayuda a determinar el estadío del cáncer. Un resultado negativo de la biopsia sugiere que no hay diseminación de la enfermedad.
Actualmente solo se usa para determinar el estadío del cáncer de mama y del melanoma.

¿Por qué la comida me sabe mal?

Es habitual que los pacientes sometidos a quimio refieran un sabor metálico e insípido de los alimentos. Parece ser que el sabor metálico aparece más frecuentemente tras ingerir alimentos ricos en proteínas (carne…).
Es importante mantener una adecuada higiene bucal. Recomiendan ingerir alimentos fríos o templados, evitar alimentos de sabores fuertes, masticar chicle (de menta,limón, naranja…), realizar enjuagues con una solución de media cucharadita de sal y media de bicarbonato de sodio en una taza de agua tibia.
Los cambios en el gusto secundario a la QT suelen desaparecer entre tres y cuatro semanas después de finalizado el tratamiento.

¿Que es una recidiva?

La recidiva de un tumor es la reproducción de este en la misma localización en la que fue extirpado.

¿Como le digo a mi hij@ que está enfermo?

Son muchos los estudios que aconsejan la honestidad en este aspecto porque los niños percibirán la ansiedad y la preocupación de sus familiares y pueden utilizar su imaginación de manera errónea para justificar ese comportamiento.
El niño tiene derecho a saber lo que le está pasando pero debemos ser sensibles a las demandas de información del niño y a su edad.
Los menores de dos años no pueden comprender lo que significa la enfermedad pero sí sienten miedo y ansiedad al separarse de sus padres durante las estancias hospitalarias.
De dos a siete años lo comprenden mejor pero pueden vincularlo a una causa concreta. Es importante aclararles que la enfermedad no es un castigo, que ellos no son culpables, así como explicarles que es normal que sientan miedo, ansiedad y tristeza.
A partir de los doce años ya logran comprender la enfermedad y sus tratamientos.
Siempre hay que escuchar al niño y permitirle expresar sus sentimientos. Evitar en lo posible que perciba estrés en sus familiares y/o sensación de falta de control.
Nunca mentirles, evitar las explicaciones largas y complicadas, animarles a que pregunten,prepararles para los cambios físicos que podrían sobrevenir.

¿Por qué estoy tan cansado?

La astenia es uno de los síntomas más frecuentes referidos por el paciente oncológico. Puede incluso persistir meses o años después de haber completado el tratamiento.
No existe solo una causa que justifique el cansancio sino que influyen factores como son la propia enfermedad, los tratamientos antineoplásicos y las condiciones de comorbilidad presentes en el individuo. Esta fatiga que aparece en el paciente con cáncer no es igual que la que puede presentar una persona sana.
Es importante descansar y dormir aunque sin abusar, ya que dormir en exceso podría disminuir el nivel de energía. Realizar ejercicio regular ayuda, estableciendo objetivos razonables. Es recomendable beber muchos líquidos y comer bien, repartir las actividades a lo largo del día intercalando descansos.